10 consejos para sobrevivir estas navidades sin engordar (demasiado) - Activate Sports Club
17406
post-template-default,single,single-post,postid-17406,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Consejos_navidad

10 consejos para sobrevivir estas navidades sin engordar (demasiado)

Muchos hablan de seguir un plan mágico e infalible pero, seamos realistas, la Navidad está para reunirse con la familia, amigos y dejarse llevar.

No obstante, para que estas fiestas no le pasen factura a nuestra salud más adelante, compartimos contigo algunas recomendaciones que puedes incluir en tu día a día, sin tener que hacer grandes sacrificios ni llevar a cabo un plan imposible.

1. No cambies tu rutina

Muchos creen que la mejor manera de hacer frente a las copiosas comidas navideñas es comer menos durante los días previos, pero no podrían estar más equivocados. En el caso de reducir la ingesta el día en que se va a celebrar una comida navideña, es más probable que luego acabemos comiendo más, sin poder controlar las cantidades y renunciar a la opción menos sana.

2. No renuncies a nada, pero sé selectivo

Papas, pan, alcohol, dulces, postres caseros… sin duda, los ingredientes básicos de una navidad tradicional. Como lo que menos queremos es romper con tradiciones tan sabrosas como esas, lo que te proponemos es diversificarlassi en Nochebuena comes la carne acompañada de papas, deja el postre para el día siguiente, donde puedes optar por verduras como guarnición.

3. La moderación es la clave

Sobre todo, cuando se trata del alcohol. Muchas veces, una copita (o dos) funciona de maravillas para relajarnos y así sobrellevar mejor largas comidas familiares, pero en algunos casos, después del vino y del champán, pasamos a los licores o combinados, consumiendo una cantidad elevada de calorías sin darnos casi ni cuenta. Lo más sensato es que te limites al vino y a la copita de cava para brindar.

4. Continúa con tu día a día

Simplemente porque en un espacio corto de tiempo tengas varios días festivos no debería servirte como excusa para dejar de hacer ejercicio. Seguro que una clase grupal en el gimnasio te vendrá genial, no solo para quemar esas calorías de más, sino para liberar endorfinas y estar de buen humor durante todas las fiestas.

5. No dejes los regales para el último momento

Todos sabemos lo estresante que puede ser ir a un centro comercial en la víspera de Navidad: gente por todos lados, ansiedad por conseguir ese regalo que nos falta, prisas, ruido… Si encima vamos sin haber comido, es muy probable que acabemos en una cafetería pidiendo un delicioso trozo de tarta de chocolate. ¿Alternativas? Comprar todos los regalos con tiempo y, si ves que aun así tienes que conseguir algo a última hora, vete con la barriga llena.

6. Duerme bien

No es aconsejable alterar las horas de sueño, ya que si duermes menos, te puedes llegar a sentir más ansioso y elegir alimentos más energéticos y no tan saludables. Aunque sea difícil, ya que muchas veces aprovechamos las fiestas para quedarnos despiertos hasta altas horas poniéndonos al día con familiares o amigos que hace tiempo que no vemos, lo mejor que podemos hacer es alterar lo menos posible nuestro horario habitual.

7. Bebe mucha agua y té

Beber agua será beneficioso para tu cuerpo, ya que conseguirá eliminar toxinas y purificarse. Si bebes agua durante la comida, te llenarás antes, evitando así comer de más. Tras una comida copiosa, lo mejor que te viene es tomar una infusión que te ayude con la digestión. Para ello te recomendamos un té de jengibre o una manzanilla.

8. No tengas los dulces a la vista

Si eres goloso, mejor mantén fuera de vista los turrones, mazapanes, polvorones etc. No pasa nada por comerte uno o dos en días señalados, pero ya sabemos que las Navidades pueden ser muy largas, y la tentación muy grande sabiendo que tenemos todos esos dulces en nuestra casa. Es más sencillo olvidarnos de algo que no vemos continuamente.

9. Aprovecha para hacer excursiones

Sabemos que muchas veces puede ser difícil reunir a la familia, y una vez conseguido, lo más fácil es quedar para comer. Si tu familia es de fuera y ha venido a pasar las Navidades contigo, no te limites a almorzar y cenar todos los días en casa o en un restaurante. Aprovecha para hacer algún plan al aire libre, una alternativa a la sobremesa donde también se pueden poner al día, pero con un poco más de movimiento.

10. Pásalo bien

Seamos realistas, las Navidades son una vez al año, así que si los demás meses llevamos una vida sana, no va a pasar nada por comer un trozo de la espectacular tarta que prepara tu tía todos los años o las sabrosas papas al horno de tu abuela. Come despacio y saborea cada bocado, las Navidades son para disfrutarlas.

Tags:
,


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí ACEPTAR

Aviso de cookies